Bienvenidos a Editorial Universitaria Félix Varela

Foto: Empresa Editorial Poligráfica Félix Varela

Nuestra Editorial se nombra Félix Varela

Autor: Equipo de edición EPFV | maricarmen@epfv.com.cu
24 de febrero de 2020

Para un Hombre que fue maestro, escritor, filósofo y político; reverenciado por ser el primero que enseñó a los cubanos a pensar en el patriotismo y, además, estudió filosofía y teología en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio, y en la Universidad de La Habana, cuánta valía tendrían los libros; imaginemos, como si estuviésemos hablando metafóricamente, serían como manantiales profundos donde bebió ese caudal de conocimientos acopiado en su fértil pensamiento.

Así son los libros para los editores y autores de la Editorial Universitaria Félix Varela, y para los estudiantes de la educación superior cubana: ríos por donde corre la diversidad de conocimientos de las materias docentes.

Por todo ello, a esta institución le place y compromete el honor de nombrarse Félix Varela y, además, responder con su laudable misión social a la publicación de libros para la docencia universitaria; textos científicos de autores como Thalía Fung Riverón, Constantino Torres Fumero, Sergio Guerra Vilaboy, Pablo René Estévez, Natasha Gómez Velázquez, Dolores Vilá Blanco: simbólica muestra obligada por la restrictiva extensión del texto, pero que no excluye el mérito de los numerosos autores integrantes de nuestro catálogo editorial, porque todos son Educadores, quienes en distintas facetas perpetúan el ejemplo del Maestro Varela y con sus libros como herramientas forman a los hombres de su época y del futuro; enseñándoles a pensar, como lo hizo Varela en el siglo XIX, poniendo delante la reflexión y la práctica, esquivando el repetitismo memorístico y probando en la práctica pedagógica actual, a 167 años de su muerte, su vivo aforismo:

“Aprender de memoria es el mayor de los absurdos, pues si falla la memoria falla todo lo estudiado, por ello la constancia en el estudio consolida los conocimientos”.

Llegue este mensaje a todos los estudiantes y profesionales cubanos que se sienten herederos del pensamiento de Félix Varela: José Antonio Saco, Domingo del Monte, José de la Luz y Caballero, José Martí, Fidel Castro, y tantos otros mencionados en nuestra silenciosa memoria.

Hoy, como nunca antes, inmersos en este bregar cotidiano, lleno de tensiones económicas, políticas, sociales y humanas, la historia nos invita a no olvidar cada día al Padre Varela, porque fue él quien abrió –el primero– el camino de la educación para todos, cuando dijo: “La necesidad de instruir a un pueblo es como la de darle de comer, que no admite demora...”. “Quién puede negar que es más ilustrado un pueblo en que todos saben leer y escribir”.

Más vibrante nos llega su pensamiento en estas sentencias: “Las leyes se humedecen y debilitan atravesando el océano y a ellas las sustituye la voluntad del hombre”. “Yo conozco a mis paisanos, y si por desgracia yacen en una lamentable apatía, no por esto carecen de un carácter firme y pundonoroso, y acaso la idea de ser vejados es la que más puede moverlos a una resistencia…”.

Al repasar estas citas no cabrán dudas en nuestros habituales lectores, de que el legado de Félix Varela está presente, con mayor hondura, en el espíritu de los cubanos; mientras pensemos en Cuba, Félix Varela no estará solo en una urna de mármol en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, así lo profetizó José Martí en su “Poema XLV”, de los Versos Libres:

Sueño con claustros de mármol
Donde en silencio divino
Los héroes, de pie, reposan:
¡De noche, a la luz del alma,
Hablo con ellos: de noche!
Están en fila: paseo
Entre las filas: las manos
De piedra les beso: abren
Los ojos de piedra: mueven
Los labios de piedra: tiemblan
Las barbas de piedra: empuñan
La espada de piedra: lloran:
¡Vibra la espada en la vaina!:
Mudo, les beso la mano.
Hablo con ellos, de noche!
Están en fila: paseo
Entre las filas: lloroso
Me abrazo a un mármol: «Oh mármol,
Dicen que beben tus hijos
Su propia sangre en las copas
Venenosas de sus dueños!
Que hablan la lengua podrida
De sus rufianes! que comen
Juntos el pan del oprobio,
En la mesa ensangrentada!
¡Que pierden en lengua inútil
El último fuego!: ¡dicen,
Oh mármol, mármol dormido,
Que ya se ha muerto tu raza!»
Échame en tierra de un bote
El héroe que abrazo: me ase
Del cuello: barre la tierra
Con mi cabeza: levanta
El brazo, ¡el brazo le luce
Lo mismo que un sol!: resuena
La piedra: buscan el cinto
Las manos blancas: del soclo
Saltan los hombres de mármol!

Obras Completas (Vol. 16), Poema XLV de los Versos Libres de José Martí.

Entonces, quién se atreverá a cuestionar que para la Editorial Universitaria es acicate, orgullo, referencia y motivación nombrarse Félix Varela, pilar fundacional de la cubanía; como diría José de la Luz y Caballero: “el primero que nos enseñó en pensar”.

Descarga PDF Libre
Novedades Editoriales
De Interés